Última actualización: 18 Abril 2021
Contraste: Alto Normal
+A A -A

El ctenóforo Mnemipsis leidy, endémico del Atlántico Norte Americano, fue registrado por primera vez en los Mares Negro y Azov en 1982. Actualmente esta especie está establecida con grandes densidades de sus poblaciones. Lo anterior, generó como consecuencia la extinción local de las poblaciones nativas de ctenóforos y la disminución significativa de las pesquerías de anchovas y espadas. En 1992 esta especie también fue reportada en el mar Mediterráneo (Vianna & Correa, 2004).


En el mar Mediterráneo fue introducida el alga Caulerpa taxifolia, a través de barcos y navíos nacionales. Esta especie para 1996 ya había ocupado cerca de 3.000 hectáreas y se indica que actualmente cubre miles de hectáreas a lo largo de la costa de Francia. También se ha documentado su presencia en España, Italia y el Mar Adriático (Vianna & Correa, 2004). Como consecuencia de la invasión, se pueden mencionar la substitución de especies de algas nativas, limitando el hábitat de las larvas de peces e invertebrados, por lo cual la sobrevivencia de peces e invertebrados se ve seriamente comprometida (Meinesz & Boudoresque, 1996).

caulerpa taxifolia 1

Caulerpa taxifolia

Otros casos registrados en Australia corresponden a la estrella de mar Asterias amurensis y los dinoflagelados tóxicos del género Gymnodinium y Alexandrium, originarios del Japón. En estos casos se indicó que la presencia de estas especies afectaron a la industria pesquera y acuícola de ese país (Vianna & Correa, 2004). Especies de bacterias como Vibrio cholera, de algas como Undaria pinnatifida, caraguelo Carcinus aenas y poliquetos Sabella spallanzanii, también se han reportado como introducidas en Australia.


La almeja asiática, Corbicula fluminea, es un bivalvo de agua dulce nativo del sudeste de Asia pero que actualmente está establecido en Europa, Australia, África y todo el continente América. Se ha documentado que este fue posiblemente introducido entre 1960 y 1970 en las aguas de lastre de buques de tráfico internacional que visitaban los puertos de la costa Atlántica. Su expansión hacia tierra adentro se cree que fue a través de las embarcaciones locales que se desplazaban hacia los cursos de agua internos de la región, razón por la cual actualmente esta especie se encuentra desde la Patagonia Argentina en el sur hasta el norte de Venezuela, incluido el extremo inferior de la cuenca del Amazonas de Brasil (Matthews et al., 2005).